Risa garantizada

«Yo, hoy, tengo ganas de una de risa», decimos algunas veces con los brazos en jarras, mientras recorremos la cartelera de algún cine. Y sabemos qué actores o qué directores nos harán reír. Supongo que todos tenemos a nuestros actores, directores, escritores… de cabecera, del mismo modo que pensamos en determinados amigos con los que sabemos que la fiesta será un éxito, o en aquellos que son ideales para una cena tranquila con una agradable charla de sobremesa.

Hace poco me fui unos días de vacaciones y exclamé algo parecido: «Quiero llevarme alguna lectura que me haga reír». Y ahí es cuando yo recurro a Eduardo Mendoza, escritor barcelonés, ex abogado y ex intérprete de la ONU. Quizá por eso también haya regalado tantos libros suyos, porque reconozco que lo utilizo con el buen propósito de aficionar a la lectura a amigos y conocidos que se confiesan poco amantes de la lectura, pero sí del «entretenimiento» (como si de él quedara excluida la literatura), la televisión y el cine «fáciles de ver». No los culpo.

Y es que Mendoza es fácil de leer —en el mejor de los sentidos—, porque su humor, basado en un argumento clásico —pero plagado de situaciones surrealistas, lenguaje jurídico afectado (que conoce bien por ser abogado) y comparaciones absurdas—, arranca una sonrisa a cualquiera.

Para muestra, un botón: me llevé a la playa La aventura del tocador de señoras, cuyo personaje central es un hombre al que expulsan de un manicomio y que ya era el protagonista en otros libros, aunque pueden leerse todos por separado y sin orden. Esta es su primera frase:

«Cuando sus piernas (bien torneadas y tal y cual) entraron en mi local de trabajo, yo ya llevaba varios años hecho un merluzo.»

Esta es, precisamente, una de las características del humor de Mendoza, su capacidad para describir de un modo especial personajes y situaciones. No en vano, algunos cómicos españoles han usado (sin darle crédito, a veces) muchas de sus frases, como esta, que oí recientemente en un monólogo:

«En ninguna ocasión, ni siquiera en los más críticos bretes, he visto, conforme suele contarse, pasar ante mí mi vida entera como si fuera una película, lo que siempre es un alivio, porque bastante malo es de por sí morirse para encima morirse viendo cine español.»

Dinos cuál es tu novela preferida de Eduardo Mendoza. En, BiblioEteca, encontrarás una lista de ellas.

Comentarios Facebook:

commentarios

Powered by Facebook Comments

Share

Acerca de xosecastro

Redactor, corrector, traductor, formador
Esta entrada fue publicada en Autores, Recomendaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Risa garantizada

  1. Giomer dijo:

    Este verano cayeron, entre otras, las 2 últimas de Ruiz Zafón -“El juego del ángel” y “El prisionero del cielo”-. Ya ambientada en la Barcelona de principios del s. XX, recordé que me había comprado en el 1982 “La verdad sobre el caso Savolta” (463 páginas, edición de bolsillo) de Eduardo Mendoza que tenía sin leer y me la tragué en 3 días. Me pareció soberbia, bien escrita, sorprendente y entretenida. Me habían hablado de “La ciudad de los prodigios” (541 páginas, edición de bolsillo), también de Eduardo Mendoza, y me la compré acto seguido. Esta es distinta, histórica, describe, junto a los personajes que la pueblan, cómo era la Barcelona de aquellos tiempos. ¡Qué gran escritor Eduardo! ¡Qué polifacético!: es capaz de tocar todos los géneros (novela, ensayo, relato y teatro), porque estas dos que os cuento son bastante serias.

  2. Pingback: Escritores con humor | Blog de BiblioEteca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *