Literatura mural urbana

«Tonto el que lo lea».

Cuando era pequeño, recuerdo haber leído esa pintada cerca de mi casa y maravillarme porque alguien se hubiera tomado la molestia de pintar un muro (en aquel momento, con brocha, eh) sin buscar a cambio más que… ¿una sonrisa? Y no sin cierto riesgo, porque, en aquella época, si te pillaba, la policía te daba y luego te preguntaba qué hacías con el pincelito…

Todo ha cambiado mucho desde entonces: los métodos de pintura y también la policía. De hecho, los muros ya no son lo que eran. El autor de aquel grafiti ahora tiene cuenta en Facebook. Eso sí: su mensaje sigue siendo casi tan efímero como entonces. Dura unos días, y puede que hasta lo lea menos gente.

Hace tiempo, leí un libro sobre grafitis que podrás encontrar en BiblioEteca: Pintadas 80-90-00, en donde se hace un repaso de algunas pintadas con motivos políticos y otros en la España de esas décadas.

La necesidad de trascender, de quejarse, de criticar, de tener notoriedad, de declarar sentimientos, de resultar sencillamente graciosos… empuja a muchos a publicar sus mensajes en muros, pancartas y espacios públicos, con brocha, spray o teclado. Y si es importante, se fabrica una señal ex profeso en metal, para que dure.

Por ejemplo, en este barrio, cuidan de los más pequeños y, si ese cartel está ahí, es porque hay más de un émulo de Schumacher:

Cartel: Señor conductor: en este barrio no sobra ningún niño. Conduzca despacio.

El niño corre que se las pela con su grueso suéter de lana, que contrasta con sus pantaloncitos cortos.

Sin embargo, en este local aprecian a los niños, mientras «no anden solos» (¿quizá habría que llevarlos atados?):

Cartel: «Aviso: a los niños que anden solos en este lugar, serán vendidos como esclavos».

Es un pensamiento que alguna vez se nos ha cruzado a todos… ¿o seré yo?

Y sin salir de las cuestiones de seguridad y protección, en esta casa —Argentina, claro— tienen perros que son peligrosos, pero no por la raza, sino por su condición psiquiátrica, a juzgar por el retrato robot que incluyen:

Cuidado: perros asesinos neuróticos

Nunca te fíes de un perro argentino que no esté en terapia. Las mordeduras freudianas se infectan más.

En esta tienen un solo perro, pero es pastor, y lo aclaran para que nadie se lleve a engaño:

Cartel: «Cuidado con el pastor alemán. No predica pero muerde.»

Lo peligroso sería tener un perro que te dijese al pasar por delante de la verja: «¿Conoces la palabra del Señor?»

De todos modos, los muros también expresan sentimientos nobles, versos a gritos, llamadas de auxilio, así que me gustaría despedirme con este, creado por la gente de Acción Poética, un creativo movimiento argentino de poesía mural.

Cartel: «¿Sabiendo que iba a doler... hubieras amado?»

En cuestión de amor, a veces se dice que en el problema está la solución.

Una reflexión que muchos podemos hacernos. Y en ella podemos cambiar el verbo doler por costar, tardar y sustituir amado por leído, conocido, viajado…

Comentarios Facebook:

commentarios

Powered by Facebook Comments

Share

Acerca de xosecastro

Redactor, corrector, traductor, formador
Esta entrada fue publicada en biblioeteca, Curiosidades y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Literatura mural urbana

  1. Antes quizá había más frases de protesta o pintadas con significado, ahora los graffitis han derivado en simples firmas de gente, muy bien hechas, pero son simplemente nombres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *